Buscar este blog

domingo, 4 de septiembre de 2016

VIVENCIAS DE SUDÁFRICA




Muchas fueron y trataré de evocarlas de la mejor manera posible.El vario color de la piel de la gente es algo notable; blancos, mestizos, indios, negros- éstos la inmensa mayoría- que conviven sin problemas visibles. Con el apartheid, establecido legalmente a partir de 1949, las leyes distinguían cuatro clases de personas de acuerdo con los diferentes colores de piel, cada una de ellas obligada a una existencia por separado: lugares para vivir diferentes, educación en centros distintos, los de los blancos por supuesto de la mejor calidad y los negros los de peor; los mestizos e indios estuvieron mejor librados. En los bancos de las calles o paseos se veía el letrero”White only”
Se basaba este régimen, en estimar superiores a los blancos, los únicos con derecho a voto, y duró, legalmente, hasta principios de 1990 en que Frederik de Klerk, al asumir el poder, inició su disolución, que se completó en 1994, cuando Nelsón Mandela, liberado de la cárcel, que sufrió durante 27 años, ganó, por amplia mayoría, las elecciones- primeras en que votaron todos los sudáfricanos- y se convirtió en Presidente de la República.
Se extinguió el apartheid en 1994, legalmente pero esta igualdad legal no supuso la igualdad económica: los negros y otra gente de color que eran pobres con el apartheid continuaron siéndolo al finalizar éste. Continuaron viviendo donde vivían, en los llamados townships. Visitamos uno de ellos, de negros, en Ciudad del Cabo, y vimos que existen en él 3 categorías o clases-alta, media y baja-, ya que la economía no la cambió el fin del apartheid y los negros que tenían riqueza continuaron teniéndola y, aunque debían vivir en un township, tenían mejores viviendas, mejor vida, aunque sus viviendas están al lado de las más pobres. Así lo vimos. Adjunto fotos del township. 
El fin del apartheid, pues, no ha cambiado todavía el hecho de que los blancos tengan una posición más próspera que los negros pero ha mejorado las posibilidades de éstos y, así, pueden estudiar en cualquier universidad y reciben ayudas del Estado.
Meritorio ha sido el que no se haya producido una revancha de los negros contra los blancos por haber sufrido tal sojuzgamiento sino que conviven unos y otros y hemos encontrado mucha amabilidad en toda la gente, de todos los colores. Pero el haber sido considerados los de color, los negros principalmente, inferiores, no cabe duda que les ha hecho tener una menor estimación de sí mismos, acentuada por el hecho de haber recibido una educación muy inferior a la de los blancos. En los jóvenes, ya educados tras el apartheid, se observa un nuevo espíritu, de jovialidad y confianza.
Variedad de razas y de idiomas, que hasta 11 idiomas oficiales hay: el inglés domina pero se habla mucho africaner, idioma de los holandeses- Boers-que vinieron aquí y se quedaron, y en Ciudad del Cabo, se hablan mucho dos idiomas indígenas: el Xosha, el idioma de Mandela, que se habla chasqueando la lengua, y el zulú, idiomas oficiales
Otras vivencias han sido el estudio del inglés, paisaje, los vinos, la riqueza de vida animal.
Tuvimos la enorrne ventaja de vivir en el mismo edificio de la escuela; las clases no fueron muy allá pero convivimos con diferentes culturas: negros de Angola, Gabón, Madagascar, Costa del Marfil; gente de Arabia Saudí bastantes, no muy estudiosos algunos; de Brasil. Variado elenco cultural.
Al lado del mar, contemplamos las potentes olas, ondulantes y espumosas; montañas, a veces muy pétreas como la Table Mountain, que, junto con el mar, limita Ciudad del Cabo.
Ésta es una ciudad tranquila, por la que se puede pasear durante el día sin peligro, lo que no sucede en otras ciudades como Johanesburgo. Y, como en otros sitios, llena está de pizzerías y restaurante italianos. Tiene un magnífico, maravilloso, jardín botánico, en el que destaca la protea, bella flor, emblema de Sudáfrica- ahí va fotografiada.     
                

Lo de ver animales resultó muy bien. Desde Ciudad del Cabo, fuimos a Johanesburgo y, en el aeropuerto, nos unimos a un grupo, en un minibús, hasta el Parque Krüger, que ocupa unos 19000 kms cuadrados,en el Noreste, cerca de Mozambique por donde sigue. Ibamos preparados para combatir la malaria pero resultó que ya no la hay, así que no tomamos las pastillas que llevábamos, aunque sí hay mosquitos contra lo que sí nos prevenimos y no tuvimos picadas ni ningún problema de salud.
Nos alojamos en el mismo Parque, cuatro noches, la primera en una lodge con baño y tela antimosquitos y las otras en una tienda sin servicio. Para llegar a ella teníamos que recorrer un trecho por bosque y nos guiábamos, de noche, por la luz de unas bombillas puestas en el camino y, de día, viendo el sitio donde estaban éstas colocadas. Era una pequeña peripecia pero tenía su encanto.
Desayunábamos, tipo breakfast, en el mismo alojamiento y cenábamos también; el lunch solimos hacerlo durante los trayectos, en sitios donde parábamos.
Ibamos, por el parque, en un especie de jeep alto, descubierto, salvo una mañana que fuimos andando con los guías provistos de fusil, por si acaso. Por la noche, se iluminaba el camino por potentes focos. Vimos muchísimos elefantes, impalas- especie de ciervos-, jirafas, cebras, hipopótamos, y especialmente leones, búfalos- con una cornamenta que les recorre toda la frente- y rinocerontes, con cuerno y sin cuerno. Los principales animales son los llamados big five, elefantes, leones, búfalos, y leopardos.



 

 
De todos éstos vimos en el parque salvo leopardos, que no alcanzamos a verlos sino en una especie de clínica para animales, en que estuvimos un día y es notable que los animales que allí entran ya no salen más a la naturaleza porque atacan al hombre.
En el parque no se les da de comer a los animales, que así viven como en la selva, por lo que los carnívoros, como los leones, han de cazar para comer. Nosotros tuvimos la suerte de ver a unos leones comiéndose a una cebra que había cazado y, como tras el festín, se echaban la siesta. Lo vimos todo como a dos metros, desde el jeep.


Vimos también antílopes y avestruces, y probé yo su carne, rica.
Tienen también riqueza de pájaros exóticos, que vimos cerca de Ciudad del Cabo, en un parque- Hout Bay-.y pingüinos haciendo playa


Hicimos otra excursión, la Garden Route, desde Ciudad del Cabo hacia el este, con un grupo de jóvenes, de los que cuatro practicaron el bungee jumping, tirándose desde un puente de más de 200 metros de alto; estuvimos junto a ellos. Fue bello el paisaje y a la vuelta, vimos un bonito panorama de campos amarillos, la colza.
Bueno, habrá que acabar ya, creo que ya es mucho lo contado, lo principal. Gracias por el esfuerzo de leer y deseo que os compense.


jueves, 30 de junio de 2016

Viajes a España: Villanueva de Pría y Puertos de Aliva, Mayo 2016



Cuando Veronika y yo salimos de la A 8 y subimos en coche la carretera hacia Villanueva de Pría a mediodía del 26 de mayo nos vinieron a la memoria las famosas palabras ligeramente modificadas del prefacio a las aventuras de Asterix:
Estamos en el año 50 antes de Jesucristo. Toda la Península Ibérica está ocupada por los Romanos….
¿Toda la península? No! Un pueblo poblado de inquebrantables Asturianos todaviá opone y sigue oponiendo resistencia al usurpador.“
Observando la previsión del tiempo empezamos al día siguiente la excursión a Asturias profunda y alta.

Pasamos Potes siguiendo la carretera por el Desfiladero de la Hermida (esta vez con buen tiempo) hacia Fuente Dé.
Pero en vez de subir en teleférico desde Fuente Dé a la estación de arriba, Jesús eligió otra ruta.
Dejamos en Espinama la carretera principal y subimos en modo „todo terreno“ por un camino que nos llevó a Puertos de Aliva donde bajamos del coche en medio de un pasto de alta montaña, cubierto de miles de flores primaverales.



De veras, los de  meteorología no nos dijeron mentiras: Cielo despejado, aire clarísimo y una vista panorámica sin par.
Empezamos subir la cuesta con una máquina quitanieves enfrente abriendo el camino hacia el Refugio de Aliva a través de acumulaciones de nieve tan altas como un hombre.











Veronika y yo paramos varias veces para disfrutar de la vista y tomar fotos – y porque nos sentimos un poco flojos de piernas que todavía no queríamos admitir. 








La parte dura de la excursión (dura para Veronika y para mí) empezó poco después de salir del corral del refugio de Aliva cruzando los primeros manchones de nieve con los montes de la cadena de la Peña Vieja enfrente y el Chalet del Rey a nuestra derecha. 




Gracias a Jesús que no dejó de narrar en los más bellos colores la vista panorámica que nos esperaba en "solamente 50 metros de altura más“ y la perra incansable que nos dio vergüenza, Veronika y yo seguimos luchando hasta llegar a un tramo más fácil y con una vista realmente maravillosa.
Terminamos la subida en un lugar que se llama Horcadina Covarrobres (según recuerdo) exactamente donde el camino bajó hacia el mirador del teleférico y donde las rocas abrieron la vista a un tipo de meseta nevada con lagos glaciales (Hoyos de Lloroza).



En este momento culminante de la excursión un grupo de alumnos de 14/ 15 años con sus profesores españoles invadieron el lugar.
Cuando Jesús se dirigió al profesor encabezando el tropel de alumnos para saber un poco más de donde vienen y por donde van, ése le contestó: Son alumnos franceses y son una plaga bíblica!
Veronika y yo pretendimos no oir la explicación de nuestros guías Paloma y Jesús:  Siguiendo el camino al pie de aquellos montes llegaremos en menos de dos horas a la Cabaña Verónica con vista a todos los Picos de Europa incluso el Naranjo.
 

Pero nos animó oir las palabras: Cosgaya - hotel tradicional El Oso - té de roca…
Comentario del autor:
Yo pensé que el té de roca es orujo diluido con un té de hierbas –algo como nuestro "té a la cazadora“- nada de eso, es un auténtico té, totalmente sano.
Como va más rápido bajar que subir terminamos la excursión una buena hora más tarde sentados en la terraza del “Oso“ tomando el té de roca y Clara moviéndose con mucho cuidado al lado de su nuevo amigo el San Bernardo gigante protector de la casa tumbado junto a nuestra mesa.


Gracias Jesús y Paloma por haber nos llevado a esta parte de Asturias.
Veronika y yo nunca hicimos senderismo en zonas montañosas nevadas tan hermosas.
Propuesta del autor para una excursión con “Todos“: Tomar la opción del teleférico y subir el sendero hacia la Cabaña Verónica y si no podemos más, que Jesús nos explique en detalles lo que no hemos visto en el restaurante de "El Oso“.    






jueves, 23 de junio de 2016

Descubriendo el Maestrazgo

El Maestrazgo es una comarca natural que se extiende por parte de las provincias de Castellón, Teruel y Tarragona. Poca gente puede imaginar que a unos pocos kilómetros al interior de la costa mediterránea se encuentre un paisaje tan diferente: pequeños pueblos pintorescos, bosque mediterráneo bien conservado y un relieve montuoso que invita a la reflexión.
En el pequeño pueblo de San Jordi nos encontramos el día 17 de Junio por la tarde los dos grupos de amigos que acudimos a la excursión: Angel y Pilar, que vinieron de Tarragona y Jesús, Paloma, Adela, Charo y yo, más nuestra Clarina, ¡claro! que fuimos desde Madrid.
Sobre la casa rural en que nos alojamos hubo disparidad de opiniones: a unos les pareció preciosa y a otros horrenda...pero a todos nos encantó la cocina, con su mesa grande y redonda, idónea para disfrutar de amenas sobremesas.
Aprovechamos la tarde para visitar el pueblo de San Mateo, que se puede considerar la capital del bajo Maestrazgo. Destacan su plaza Mayor, la iglesia de estilo gótico y algunos edificios notables con típicas celosías en las fachadas y ventanas geminadas góticas que recuerdan a las de Florencia.

Sábado, 20. Después de un estupendo desayuno con mermelada y bizcocho de Charo, cogemos los coches para visitar los pueblos de la región: Morella, Mirambel, Cantavieja, Iglesuela del Cid y Ares del Maestre. Una vez rebasada la desviación a San Mateo el paisaje se encrespa y la carretera se vuelve sinuosa, nos acercamos al Alto Maestrazgo: olivos, encinas, bancales con pequeñas huertas...bien podríamos decir que esta zona constituye la quintaesencia del paisaje ibérico.

Morella aparece a nuestra vista enclavada en una enorme muela, y rodeada por una muralla medieval. Es un pueblo lleno de encanto, da gusto pasear por sus calles peatonales llenas de pequeñas tiendas que tientan a comprar sus productos artesanales.
Visitamos la Basílica Arciprestal de Santa María la Mayor, edificio gótico de los S. XIII y XIV  con una espectacular escalera de caracol que lleva al coro. Jesús nos sacó esta foto en la bella portada de los apóstoles.



En un recoleto jardín llamado "de los poetas" nos hicimos esta foto de recuerdo.


Después fuimos al restaurante en que habíamos reservado mesa y comimos muy bien en una agradable terraza: croquetas y trufa morellanas, queso y embutido, carne y dulces, todo muy rico.





Nuestro siguiente destino fue Mirambel, en el Maestrazgo turolense. Nos llamó la atención lo desiertas que estaban sus calles y lo bien consevadas y restauradas que estaban su muralla y casonas con portalones dovelados y vetustas rejas de hierro forjado además de llamativos aleros. Mirambel es como una reliquia -monumental reliquia de otra vida y otro tiempo. 

De nuevo en los coches, seguimos ruta hacia Cantavieja: el canto viejo que como bien indica el significado del topónimo, nos aparece en lo alto de un cerro, altiva y dominante, resistiéndose a desprenderse de un pasado noble y esplendoroso.


Toda esta comarca fue reconquistada en el siglo XI e incorporada a la corona por el rey Alfonso II de Aragón. Lástima que un encierro, con motivo de las fiestas locales, nos impidiera disfrutar de la belleza de su plaza mayor, porticada y flanqueada con notables edificios góticos de los siglos XIV y XV.
Ante semejante algarabía y aficionados como somos a unos ambientes más tranquilos, tiempo nos faltó para abandonar con cierta premura el pueblo.
Nuestro siguiente destino, Iglesuela del Cid; para nada se correspondesu nombre – iglesuela, pequeña iglesia- con la magnitud del edificio y la esbelted y altura de su torre campanario. Caprichos de la toponimia a un lado, el viejo caserío de su población se apiña, abigarrado, alrededor del templo, situado todo él en un pequeño valle plano con un apacible entorno de fértiles huertas.



Como última etapa, Ares del Maestre, ya en tierras de Castellón. Visitar Ares es asomarse a un balcón desde su “muela”, la “Muela de Ares”, imponente roca caliza que domina todo el Alto Maestrazgo






lunes, 25 de abril de 2016

Color y Rumor de Agua





Ayer domingo 24 de abril, hicimos una excursión por el valle del Lozoya, la primera del grupo en esta primavera tardía. La vista era espectacular: Las dos cuerdas de la sierra que conforman el valle -montes Carpetanos y Cuerda Larga- lucían nevadas en esta mañana soleada.









Dejamos los coches en el pueblo de Alameda del Valle y comenzamos la marcha en suave ascenso por el camino que discurre paralelo al arroyo de la Saúca. Este camino forma parte de la ruta histórica al puerto de Malagosto, escenario de las andanzas serranas del Arcipreste de Hita.  












Las praderas, de verde intenso, se adornaban con variedad  de flores: margaritas, violetas, algunas prímulas y geranios silvestres que tapizaban de rosa-malva el pastizal. Después de una hora de marcha abandonamos el camino de Malagosto y nos adentramos por el barranco del arroyo de  la Saúca, atravesando su denso bosque de robles con algunos acebos. En otra media hora accedimos a una pequeña pradera y un puente que cruzaba el arroyo donde su denso bosque de robles con algunos acebos. En otra media hora accedimos a una pequeña pradera y un puente que cruzaba el arroyo donde paramos paramos a comer.








 Adela y yo nos hicimos unas fotos mientras el resto del grupo: Alicia ,Paloma, Charo, Ana Durand, Jesús y la incansable Clarina, siguieron subiendo por la ruta que lleva al circo glaciar de Hoyo Berrocoso. Comimos en la pradera, disfrutando del murmullo del agua, la belleza del lugar y la comida; Charo nos obsequió con su tarta de manzana y Paloma nos llevó turrón de chocolate de Santa Clara.



El regreso lo hicimos por la otra ladera de la vaguada, disfrutando de una vista espectacular de la Cuerda larga, dejando a nuestra derecha la Cresta de los Claveles y la cima de Peñalara.


En Alameda del Valle tomamos una cerveza y brindamos a la salud de Paloma, que cumplió años el pasado vienes 22.¡Muchas felicidades Paloma, y muchas ocasiones de disfrutar juntos excursiones por tan bellos lugares!











viernes, 18 de diciembre de 2015

Viajes por Madrid y Sepúlveda

Nuestros amigos alemanes, Wolfgang y Veronika han escrito sus impresiones sobre su última visita y quieren compartirlas con nosotros en el Blog.

Noviembre 2015
La ciudad de Sepúlveda no existe en los mapas de España que venden las agencias de turismo en Alemania.
En aquellos mapas, la tierra al norte de Madrid es una mancha de color parduzco majo cortada por una raya roja vertical que une Madrid y Burgos.
En los mapas con más detalles la mancha parduzca tiene un letrero que dice: CASTILLA  y al lado de la raya roja figura – A 1. Interpretación de los pobres individuos en busca de la mejor ruta turística de todas en la península ibérica:
Castilla - peligro de aburrimiento! Usar autopista A1 para salir!

El día 6 de noviembre 2015 Jesús y Paloma nos llevaron desde el aeropuerto de Barajas directos al "Chiringuito“ a tres minutos de su apartamento en Madrid para comer y, más importante, poner nuestra mente en modo Relax. Una vez terminado el aperitivo, Jesús y Paloma nos revelaron sus planes para el día siguiente: Excursión a Sepúlveda - es decir una excursión al interior de la mancha parduzca - con todo el Grupo Madrileño.  La excursión incluye: Paseo por las Hoces del río Duratón, comida en un restaurante típico y visita de la Ermita San Frutos -.



Al día siguiente – Sábado - vinieron „Todos“ - y qué bien lo pasamos Veronika y yo. (ver fotos)
Veronika y yo aprendimos: a) que en los mapas que venden a los españoles, Castilla tiene infrastructura a ambos lados de la autopista A1. b) que una excursión con „Todos“ tiene como centro una comida extensa y rica. Toda actividad antes de la hora de comer sirve para aumentar las ganas de comer. Actividades después del digestivo tienen como objetivo la combustión de calorías. c) Castilla es una tierra única en Europa lleno de joyas - pueblos típicos, paisajes y miradores, senderos espectaculares y nunca falta un restaurante o un bar donde se come y bebe a la maravilla. Ya pasamos esta información a nuestros vecinos para el „update“ de su mapa turístico de España.
De regreso a "nuestro“ apartamento en Madrid, Paloma y Jesús profundizaron nuestros conocimientos sobre la historia de Castilla. Queremos compartir con vosotros lo que retuvimos en la memoria:
En la historia de Castilla se encuentran muchas relaciones con Alemania.
En 1520 los Españoles, con toda energía en busca de un nuevo rey, invitaron Carlos V ,emperador de Alemania, y le preguntaron si le apetecería ser Rey de España. Para que Carlos aceptase le ofrecieron el título Carlos I de España. Los del marketing tuvieron la idea que cambiase su título por "Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico“ y claro – él aceptó . Poco despuéss mandó construir la primera faja de la autopista A1 para que los castellanos terminasen la rebelión que él mismo provocó con su primera excursión a Castilla en 1518.
Castilla toca mente y alma que es difícil a expresar para los que hablan el castellaño como segunda lengua. No queda más remedio que – cortar, copiar y pegar:
Castilla
Por cualquier costa que se penetre en la península española, empieza el terreno a mostrarse, al poco trecho, accidentado; se entra luego en el intrincamiento de valles, gargantas, hoces y encañadas, y se llega por fin, subiendo más o menos, a la meseta central, cruzada por peladas sierras que forman las grandes cuencas de sus grandes ríos. En esta meseta se extiende Castilla, el país de los castillos.
¡Ancha es Castilla! Y ¡qué hermosa la tristeza reposada de ese mar petrificado y lleno de cielo! Es un paisaje uniforme y monótono en sus contrastes de luz y sombra, en sus tintas disociadas y pobres en matices. Las tierras se presentan como en inmensa plancha de mosaico de pobrísima variedad, sobre la que se extiende el azul intensísimo del cielo. Faltan suaves transiciones, ni hay otra continuidad armónica que la de la llanura inmensa y el azul compacto que la cubre e ilumina.
No despierta este paisaje sentimientos voluptuosos de alegría de vivir, ni sugiere sensaciones de comodidad y holgura concupiscibles: ni es un campo verde y graso en que den ganas de revolcarse, ni hay repliegues de tierra que llamen como un nido. No es una naturaleza que recree al espíritu.
Penetrad en uno de esos lugares o en una de las viejas ciudades – como Sépulveda - donde la vida parece discurrir calmosa y lenta en la monotonía de las horas. Allí dentro vive una casta de complexión seca, dura... y graciosa (ver siguiente foto)
Gracias Señor Unamuno

Domingo: Bajo el título - Madrid por M30, Barrios y Parques - Paloma, Jesús, Veronika y yo pasamos las horas antes de la comida en plan turístico y con la firme resolución de llegar a la casa de Carmen con hambre canina.
Cocido Madrileño para „Todos“ – que significa: Una tarde llena de alegría hasta el anochecer. Gracias Carmen!
Amigos, muchas gracias por llevarnos a todos estos sitios y por vuestra compañía. La inolvidable excursión a Madrid y Sepúlveda – gracias Paloma y Jesús por la invitación – y el Cocido Madrileño "chez Carmen“ destaca entre nuestras actividades en 2015
Felíz Navidad a "Todos“ y un próspero Año Nuevo 2016

jueves, 10 de diciembre de 2015

Final de Otoño en la Montaña Palentina

Habíamos planeado pasar el puente de la Inmaculada en Bustillo y así lo hicimos un grupo de 5 amigos: Carmen, Adela, Pepa, Paloma y yo, Jesús, acompañados por nuestra inseparable Clarina.  Salimos juntos de Madrid a las 10 de la mañana del viernes 4 y llegamos a Aguilar a la una.
Nuestra primera visita fue al convento de Santa Clara, donde compramos exquisitos dulces para tomar y regalar. Después de comer en Cortés, fuimos a Bustillo y como las tardes son cortas, nada más descargar el coche nos fuimos a dar un paseo por las riberas del Pisuerga en Salinas. El paisaje presentaba  una estampa casi invernal, con los árboles desnudos, el agua gris plata y el sereno atardecer de tonalidades rosadas.

El sábado día 5 hicimos una excursión por la Braña y la Castillería. La marcha se adecuaba al grupo: de esfuerzo suave pero con paisaje de gran disfrute estético..Nos trasladamos a Vergaño - pueblo del entorno de Cervera- y allí iniciamos la marcha.Después de cruzar unos prados de pasto, de verde intenso, nos introducimos en el robledal que circunda la aldea. Seguimos un camino antiguo que fue el paso tradicional entre Vergaño y San Felices, unión de los valles de la Braña y Castillería.. Caminamos por el sendero mullido por las hojas secas que crujían a nuestro paso rompiendo el silencio que reina en este solitario paraje. Después de algo menos de una hora alcanzamos un collado en la cumbrera de la Sierra Corisa y nos detuvimos a contemplar los picos que se nos mostraban: al norte, en dirección nordeste el cordal Peña Labra - Tres Mares, que configuran el nudo orográfico más importante de España: la confluencia de las vertientes Cantábrica (río Nansa), Mediterránea ( Ebro) y Atlántica ( Pisuerga). En el centro, el cordal de Peña Sagra algo nevado, y un poco más a la izquierda alcanzamos a ver una pequeña parte de Picos de Europa. 

Descendimos por la vertiente de Castillería y al rato divisamos la pintoresca aldea de San Felices.
Regresamos por el mismo camino y nos sentamos a tomar el bocadillo en un prado ya cerca del punto de partida. Poco después cogimos el coche para dirigirnos al mirador de Piedras Luengas, donde siempre nos sorprende la magnífica vista de Picos con la comarca de Liébana en su base. El viento era frío y subimos al coche para acercarnos al pueblo de Camasobres a tomar un café. En Cervera hicimos algo de compra y al llegar a Bustillo disfrutamos de una agradable velada al amor de la lumbre y de un delicioso chocolate con bizcochos.

El domingo, día 6 después de un agradable desayuno -con sobremesa, como ya es habitual- nos vamos dando un paseo al pueblo cercano de Monasterio, pasando por Villanueva de la Torre. La mañana era fresca y soleada con un plácido paisaje de verdes prados bañados por el rocío. Ascendemos por la ladera dejando a la izquierda un denso bosque de robles donde la pasada primavera apareció el oso atraído por las colmenas.  Seguimos el ascenso hasta llegar a la sencilla y bonita capilla de Santa Lucía. Desde allí se divisaba el valle alto del Pisuerga, las Tuerces y la peña Amaya. Acedemos al pueblo de Monasterio con su iglesia románica bajo la advocación de El Salvador y oímos la misa.
Comida en el pueblo de Olea, comarca del sur de Cantabria.Lo más típico: la Olla Ferroviaria. Antes de regresar a casa dimos un paseo por la orilla del río Camesa, con ribera de abedules.
Ya en casa encendimos la chimenea y pasamos la velada cenando cosas ricas, tomando té de roca con orujo y conversando de lo divino y de lo humano, animados por Adela que trajo a colación temas profundos sobre la familia, la amistad y la religiosidad...
Y llegó el lunes 7, día de volver a Madrid, no sin antes dejar la casa limpita y sin una sola mosca.
¡Hasta pronto Bustillo!

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Fin de semana en Fresnedilla

Aceptamos encantados la invitación de Adela y nos reunimos en su casa de Fresnedilla el viernes 13 de Noviembre para pasar el fin de semana Jesús, Paloma, Ángel -que vino para la ocasión desde Tarragona- y yo, Pepa.

Antes de comer dimos un paseo por un sendero con encinas, enebros y algún olivo. El tiempo es soleado y resulta agradable disfrutarlo en este paraje con la sierra de Gredos de fondo y el cielo azul, limpio, sin los humos de Madrid. De regreso nos sentamos a tomar una cerveza en el porche y tuvimos un pequeño percance: se cerró la puerta y ¡nos quedamos sin poder entrar! Adela estaba preocupada porque había dejado las patatas friéndose...contactó con Borja que vino enseguida con una llave de repuesto. A las cuatro ya estábamos comiendo y brindando con un delicioso Moet Chandon.

 El sábado 14 hicimos una excursión por el valle de Iruelas. Fuimos en coche hacia el pueblo de Casillas remontando posteriormente la carretera en dirección al puerto del mismo nombre. Dejamos aparcado el coche y ascendemos por la pista hasta el alto, que alcanzamos en una hora. Desde allí divisamos al norte el valle de Iruelas, con sus bosques de roble y pinos. En este valle habita una nutrida colonia de buitres negros, una de las más norteñas de España. En el camino de vuelta tuvimos la ocasión de contemplar dos ejemplares de esta especie  que pasaron muy cerca de nosotros en vuelo pausado y majestuoso. Clarina tuvo un simpático amigo en la excursión, Thor, uno de los muchos perros que los hijos de Adela han acogido.
Cenamos estupendamente en el hotel rural de Borja y Chiru y disfrutamos de la compañía de esta encantadora pareja.
El domingo 15, por la mañana regresamos todos a Madrid.